Felipe Zabala

Dharamsala, Himachal Pradesh, India

Cel: (+91) 8352996685

info@felipezabala.com

Por favor, corrige el formulario

ocho + = 15

requerido *

¿Cuánto cuestas, cuánto vales? (Primera Parte)

Como presupuestar en fotografía sin joder al resto.

Hola todos,

Antes que nada quiero hacer unas cuantas aclaraciones respecto al texto que más adelante les presento:

Como primera instancia, el método que voy a mostrar para presupuestar en este caso es un método que YO personalmente uso, si no les gusta, si no les parece, si no les cierra… no lo usen, el método en sí no está en discusión ni debate.

En segundo lugar, voy a usar un lenguaje un tanto más suelto de lo que normalmente usaría al escribir un artículo para mi blog, ya que este es un tema que me interesa y apasiona bastante de modo que me voy a tomar la libertad de decir las cosas como me salgan (como bien pueden ver en el título de la nota).

En tercer lugar, decidí separar este tema en dos partes, básicamente porque en la primera parte quiero hablar de los conceptos generales que me parece se deben afianzar antes de llegar a hacer números y obviamente porque la segunda parte está llena de números y la explicación de cómo usarlos, de modo que prefiero separarla para tenerla aislada y bien ilustrada con un par de casos.

Finalmente espero que este texto pueda servir como referencia a aquellos que comienzan a embarcarse en la ardua tarea de convertirse en un profesional de la fotografía. A quienes ya tienen más experiencia los invito a intercambiar ideas y compartir también su manera de hacer las cosas ya que esa es la única forma en la que todos podemos crecer y aprender. Les aclaro sin embargo que esto no es algo que DEBEN hacer y DEBEN seguir, es más que nada una guía que en mi experiencia, sirve para tener las cosas un poco más claras.

Bien, empecemos.

Parte 1 – Conceptos Generales
En realidad todo este artículo sale de una charla que di en el marco del primer Congreso Internacional de Diseño 2012 en la ciudad de Cochabamba, durante esa charla intenté hacerles comprender a los jóvenes diseñadores algo clave al momento de presupuestar, para contárselos ahora a ustedes aprovecho de usar un hecho anecdótico que se dio en esa oportunidad:

En un punto de la charla dije – A ver chicos, si es que mañana viene un abogado y les pide que le hagan un “loguito” bien “bonito”, ¿cuánto le van a cobrar?

A lo que uno de los chicos responde – Y bueno… depende quien sea el abogado, pero algo así como 100 dólares, porque ese es más o menos el precio del mercado para “un loguito”.

A lo que yo le respondo – Bueno, excelente querido colega, queda usted contratado, hágame el “loguito” aquí están sus 100 dólares.

Ahora… puede alguien decirme, ¿cuánta plata acaba de ganar el señor aquí presente?

Todos se me quedan mirando con cara de “este tipo es tarado” hasta que una niña se atreve a responder con un tono condescendiente – El ganó lo que le dijo… justamente los 100 dólares que le acaban de pagar.

Bueno a partir de eso, uno se da cuenta que estamos bastante jodidos al momento de hablar de plata, números y cifras, y al final de cuentas tiene sentido, estudiamos para lograr buenas imágenes y la contabilidad se la dejamos a quien nos pueda dar una mano, pero la verdad es que a veces toca tener dos dedos de frente y dos huevos de sobra para poder cobrar bien a un cliente y ADEMÁS saber qué hacer con esa plata.

Dejemos un rato la anécdota de lado (no se preocupen ya la retomaremos más adelante) y hablemos un momento de tres cosas que me parecen primordiales para ir por un buen camino en la vía profesional.

  • Respeto
  • Pensamiento Empresarial
  • Valor

Respeto
Partamos con esta imagen:

FOTOGRAFO

Y si… es muy gracioso ver memes de las distintas profesiones en internet y cagarse un poco de risa al sentirse identificados, pero hablando enserio, una de las tareas más importantes que deberíamos tener (aparte de hacer fotos buenas) es el generar un respeto y reconocimiento de la profesión.

La verdad, es indignante ver a los (llamémoslos) fotógrafos junior haciéndose “changuear” con un cliente para que les baje el precio, soportando argumentos como el clásico “son solo dos fotitos”, el ingenuo “tu solo tienes que hacer las tomas y te vas” o el universal “vamos a poner tu nombre y te vas a hacer famoso”. Pero esto sucede en parte por el poco respeto que se le tiene a la fotografía y sinceramente mucha de la culpa la tenemos los fotógrafos, al hacernos ver muchas veces como “artistas” y no como Hombres de Negocio.

En cierto sentido muchos de los problemas al momento de enviar una cotización o negociar una propuesta con el cliente pueden ser solucionados si como profesionales aprendemos a respetarnos y comenzamos a cambiar esa imagen que tiene la sociedad (y nuestras madres) de nosotros.

Pensamiento Empresarial
¿Se acuerdan del gil que pensaba que cuando un cliente le paga 100 dólares por un trabajo, inmediatamente puede decir que “ha ganado 100 dólares”?

Bueno si se ponen a pensar, si él es un chico de 20 años que sigue en la U, viviendo en la casa de sus viejos y que además son tan buenos tipos que le compraron una compu para que pueda hacer sus tareas, es natural que su inexperta e ingenua mirada le haga pensar que esos 100 dolares se van directamente a su bolsillo para luego irse de joda el fin de semana… Lamentablemente el mundo real no es así.

Un pequeño dato gente – y lo pongo en mayúsculas para que se den cuenta que les estoy gritando:

EL INGRESO Y LA GANANCIA NO SON LO MISMO

En el mundo real si alguien te da 100 dólares por haber hecho un trabajo eso NO significa que hayas ganado 100 dólares, ya que tienes pagar el alquiler, la luz, el agua, el internet, tus impuestos y los intereses del préstamo que te hiciste para comprar tus equipos, con lo cual esos 100 dolarsitos no te van alcanzar ni para un bom bom bum cuando todo lo demás esté cubierto.

Todavía no vamos a entrar a detalle en números, ese no es el punto aquí, el punto es que entiendan que detrás de todo negocio hay una estructura que lo soporta, de modo que no importa si están trabajando desde el sótano de la casa de sus padres o si alquilan tres pisos en un edificio en la zona más “high” del país, es importante saber pensar como empresarios y tener una idea de los costos en los que pueden incurrir para hacer un trabajo.

Además de todo esto, el pensamiento empresarial implica dos cualidades que deben ser tomadas en cuenta:

  • Formalidad
  • Responsabilidad

Cuando encaren un trabajo, hagan que su propuesta sea lo más formal posible, de ese modo el cliente deja de verlos como un hippie hediondo que se compró una cámara y se hace al artista bohemio, diseñen una proforma, estructuren su cotización, redacten un contrato, todo esto ayuda a los clientes a verlos con un mejor ojo.

Tengan también la seriedad de realizar el trabajo de la manera más responsable posible, cumpliendo con todos las necesidades y cumpliendo las expectativas del cliente, solo de este modo conseguirán algo de respeto en esta profesión.

Valor
Para cerrar esta primera parte de esta nota, hablemos un poco del valor en un par de sus definiciones.

Mona Lisa

Ahí vemos una imagen de la Gioconda de Leonardo da Vinci, más conocida como la Mona Lisa, una pieza de arte de la cual no vale pena contar mucho ya que la conoce el mundo entero.

Ahora, en teoría la Mona Lisa tiene un precio aproximado de 700 millones de dólares, no es que alguien vaya a ir a Louvre con su carrito de compras y llevarse el famoso cuadro al salir, pero bueno ese es su precio.

Sin embargo al hablar de valor, podemos decir sin equivocarnos que la Gioconda es una pieza INVALUABLE ya que si el día de mañana algún imbécil decide prenderle fuego y dejar en su lugar 700 millones de dólares, la verdad es que toda es montaña de dinero no llegará a cubrir el valor que tiene esa pieza de arte para la humanidad como un elemento de cultura y apreciación (nadie va a ir al museo a ver una pila de dinero).

De modo que cuando hablamos de valor, nos referimos a algo un tanto más intangible que un billete de 100 dólares, según su definición: Cualidad, virtud o utilidad que hacen que algo o alguien sean apreciados.

Por lo tanto, para un fotógrafo, su valor estará implícito en la calidad de su imagen (por ejemplo) o en alguna otra cualidad que lo haga digno de apreciación. Y es muy importante saber que como profesionales valemos, ya que ese también es un punto fuerte al buscar el respeto a la profesión.
Finalmente, la fotografía… ¿cuesta?

OBVIO que cuesta, tiene MUCHOS costos implícitos en realidad y para los idiotas que piensan que no… bueno les dejo un pequeño esquema que a mí me parece FABULOSO y que ilustra en forma de un flujograma, cuando se debería trabajar gratis.

 

Copyright Jessica Hische 2011

Copyright Jessica Hische 2011

Pueden verlo mejor aquí.

Bueno gente, eso es todo por ahora, quédense conectados y pendientes que muy pronto subo la segunda parte del artículo que incluirá un par de métodos de presupuestación, un archivo de Excel que pueden “calibrar” según su realidad para sacar presupuestos, y probablemente un video que les enseñe a usarlo (porque ya me duelen los dedos de tanto escribir) además de un par de casos ejemplares para que quede bien claro cómo aplicar este método.

¡Saludos!
Felipe Zabala

Comments

comments

6 comentarios

avatar

Muy bueno y directo de mucha ayuda lo mejor al punto, cosas claras y verdaderas es una realidad. ya esperando la segunda parte. Un abrazo

avatar
Richard Rojas dnia agosto 13, 2013 a la(s) 10:02

Excelente apreciación del tema, preciso en la forma de detallarlo, gracias Felipe.

avatar

Este ultimo periodo laboral me enfrente a la falta de interés por los clientes por la calidad de trabajo. Parece que los parámetros de calidad visual están ligados a la cultura que puedan tener… como empresarios ellos manejan el termino de “valor” de forma distinta, los ejecutivos de cuentas luchan por lograr que todo este dentro de un presupuesto que llega a ser deprimente y ridiculo. Manejando el esquema de presupuestos que teníamos como sociedad junto con el compañero Ronald Vargas, recibí una serie de adjetivos calificativos bastante groseros, o directamente empresas que son cadenas nacionales de ropa me ofrecían esos 100 dolarsitos (que al parecer cobra un diseñador por logo) para realizar un lookbook o me querían pagar en ropa… resumiendo un poco.

Al intentar hacer respetar la profesión me encontré con un aislamiento por parte del mercado a mi persona, el cliente no entiende como un joven (ya no tan joven) fotógrafo quiera cobrar lo justo por el trabajo que realizan. Fue en ese momento que me di cuenta que el problema no esta en ellos, si no en nosotros como comunidad fotográfica en Bolivia, la lucha constante de muchos fotógrafos nuevos por hacer nombre están generando un futuro en el cual va a ser imposible formalizar la profesión. Te agradezco que compartas esta información con nosotros, espero que eso ayude a reflexionar que el trabajo de hacer respetar la fotografía como una profesión es de toda nuestra comunidad.

avatar
Felipe Zabala dnia agosto 15, 2013 a la(s) 16:40

¡Excelente aporte don Gumo! Es así, es una realidad que todos tenemos que seguir peleando y seguir construyendo una mejor imagen y apreciación de la profesión como tal, cambiar la idea que tiene un mercado e inclusive una sociedad entera respecto a algo es complicado, pero pienso que hay que comenzar por nosotros mismos, respetando nuestro trabajo y haciéndolo respetar a los ojos de los demás.

Sigamos adelante.

avatar
Felipe Zabala dnia agosto 31, 2013 a la(s) 13:24

Muchas gracias Mija, espero que sirva de algo al momento de planificar un trabajo. Saludos.

avatar
Felipe Zabala dnia agosto 31, 2013 a la(s) 13:25

No es nada Richard! Espero que pueda ser de ayuda, y si te gustó, te pido lo compartas! Saludos!

Añade un comentario

Por favor, corrige el formulario


− tres = 2

requerido*